Hay que preguntarle a Santos ¿por qué hay becas para las Farc y nada para los jóvenes de San Jacinto?
21 marzo, 2017
Senador Araújo solicita al Concejo de Cartagena declarar persona no grata a Timochencko
26 marzo, 2017

En plenaria de senado dejan constancia sobre problemática de inseguridad y desempleo en San Jacinto, Bolívar

Bogotá, 21 de  marzo del 2017. A continuación el texto de la constancia radicada por el senador Fernando Araújo en plenaria de senado, sobre problemática de San Jacinto, Bolívar, en materia de inseguridad y falta de oportunidades laborales.

“En el municipio de San Jacinto, Bolívar, los jóvenes enfrentan un problema laboral crítico. En el sector agrario no hay inversión, son inexistentes las fuentes de empleo formal; en definitiva, su única forma de subsistencia es ocuparse como mototaxistas, un sector que opera bajo la falta de reglamentación.

La semana pasada, reunido con esos jóvenes, me manifestaron sus válidas y legítimas preocupaciones sobre la falta de oportunidades laborales con las que viven, sobre el aumento desmedido de la inseguridad que afrontan, hasta el punto de ser ellos mismos víctimas de hechos delictivos, tanto así que hace 10 días a uno de ellos le fue cegada la vida en un intento de hurto de una motocicleta.

Es inaceptable, que mientras el Gobierno de Santos beneficia con 1.000 becas a los miembros de las FARC, premia con 1.200 puestos de trabajo en la Unidad Nacional de Protección estos guerrilleros con la posibilidad que sean portadores de armamento financiado con los impuestos de los contribuyentes, para los jóvenes de San Jacinto no se vislumbra la posibilidad de ofrecerles una oportunidad para capacitarse o trabajar.

Que Santos, con la excusa de recibir una becas educativas, permita al Gobierno de Cuba disfrazar de altruismo su intención de adoctrinar a los de las FARC en temas de espionaje especializado, es un riesgo para la Democracia colombiana y; además, afecta de manera negativa la seguridad Nacional.

También, el hecho que a las empresas que llevan años construyendo su reputación sorteando la imposición de mayores obstáculos, nuevos requisitos e impuestos por parte del Gobierno Santos, a los milicianos de las FARC se les facilita crear empresas de vigilancia con la facultad de utilizar armas de fuego, y en San Jacinto no se crea ni media empresa.

Que riesgo para la Democracia colombiana un presidente como Santos, que pudiendo ganarle la lucha al narcotráfico, desistió de ello; que pudiendo acabar con la inseguridad, la fortaleció; que pudiendo derrotar al terrorismo, le dio voz política y lo revivió.

La historia juzgará a Santos como el presidente que olvidó a los colombianos, como a los jóvenes de San Jacinto, de la manera más cínica, que entregó la agenda pública y el Estado colombiano a los intereses del grupo narco-terrorista de las FARC. La historia no recordará a Santos como el gran pacificador de Colombia; lo recordará, como un servil entregado al castro-chavismo en Colombia”

Fin del comunicado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *