Recursos para Cartagena en en el Presupuesto General de la Nación 2020
2 septiembre, 2019
A un debate de convertirse en ley proyecto para superar la miseria en Cartagena
17 septiembre, 2019

A los que proponen la Anarquía

Por Fernando Nicolás Araújo

El Centro Democrático es frentero y valiente, pero nunca estimula la violencia, ni justifica la utilización de la misma. Defendemos el monopolio legítimo de las armas en cabeza del Estado, consideramos que la seguridad no es guerra y condenamos los abusos en la utilización de la fuerza. Entender la seguridad cómo violencia es proponer la anarquía.

Hemos sido coherentes, siempre nos opusimos al acuerdo de La Habana porque sabíamos que la impunidad jamás conduciría a la paz, por el contrario estimularía la violencia como está pasando hoy. Con ideas y argumentos defendemos nuestras tesis, jamás con sangre y muerte como si lo han hecho otros, por eso es intolerable la insinuación de que el Centro Democrático y su jefe único pueden estar detrás del “exterminio de líderes sociales y ex combatientes de las Farc” como lo han pretendido hacer ver de manera irresponsable.

No han culpado del “rearme” de las Farc, me pregunto: ¿Qué tienen que ver nuestras críticas al proceso de paz con la decisión de Santrich de negociar con el cartel de Sinaloa?, ¿Qué tiene que ver, nuestra oposición argumentada, democrática y pacífica, con que Marlon Marín tenga prendido el ventilador en EEUU y que en ese ventilador Márquez, su tío, termine convertido en el chapo Guzmán?, ¿Qué tengo que ver yo, que soy del Centro Democrático, en qué Marlon Marín, mano derecha de Iván Márquez, estuviera negociando los proyectos productivos que son para los desmovilizados, que ese negociado lo llevara a ser investigado y que esa investigación condujera al negocio con los carteles mexicanos?

Responsabilizar a Uribe del fracaso de un proceso de paz con quienes nunca quisieron la paz, es absolutamente contradictorio. Esto implicaría dos conclusiones. Primero, que Uribe estimuló a Santrich y compañía para que siguieran delinquiendo, o segundo, se pretendía que Santrich y compañía pudieran seguir delinquiendo después de firmado el acuerdo de La Habana.

Es tan absurdo responsabilizar a Uribe por las acciones criminales de las Farc como responsabilizar a los escritores tendenciosos y amañados, de las amenazas de las que son víctimas nuestros candidatos. Amenazas que ya en muchas partes se han hecho realidad, como le sucedió a Orley García en Toledo, Antioquia, el fin de semana pasado.

Algunos dirán que las amenazas contra nuestros candidatos son el resultado de sembrar odio. Les respondo, son el resultado de combatir el narcotráfico. Si no existiera el Centro Democrático, hace rato seríamos Venezuela. Seguiremos en esta defensa permanente de Colombia, ganando en las urnas con votos y argumentos, lejos de la violencia y el odio que incentivan y fomentan desde los sectores radicales, afines a las Farc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *